El pecio del Kennett, hundido en la Baja de Gando, 1888


Oculto bajo la superficie del mar, frente al actual aeropuerto de Gran Canaria, el temible arrecife de La Baja de Gando, ha supuesto históricamente un peligro recurrente para la navegación. Esta restinga ya era conocida por los primeros navegantes que surcaron las aguas del Archipiélago Canario, por lo que resulta incomprensible como, durante siglos, los buques han seguido naufragando en un escollo perfectamente señalado en las cartas y cuya notoriedad hace que no pueda ser ignorado por ningún marino. En Junio de 2015, a pesar de todos los recursos actuales para el control de la navegación, volvió a embarrancar una embarcación, esta vez el pesquero chino de 48 m. de eslora Feng Shun nº 3, la última de las víctimas de la Baja, por ahora...

En este sentido, resulta sorperndente, que tanto el capitán del Alfonso XII (+1885), el Sr. Herrera, como el del Spider (+1887), Mr. Peterkin, estuvieran "aquella misma tarde hablando de la Baja” con sus respectivos consignatarios Ripoche y Miller. ¡¡¡Y pocas horas más tarde, hundieran sus barcos en ese mismo lugar!!!

En un periodo de cien años, mas de una veintena de barcos han dejado en sus rocas parte de sus fondos y, al menos diez se han hundido completamente. En sus garras han caido desde pequeños pesqueros hasta grandes trasatlanticos. Algunos de los barcos encallados se han salvado, al menos dos, reposan directamente al pie de las rocas y otros, como el Kennett, se han desplazado un trecho antes de hundirse y reposan en las cercanías (entre ellos, los más famosos, el Alfonso XII, el Ville de Para y el Monte Isabela).

Eduardo Grandío. Actualizado Junio 2018

Vista en Google Earth de la localización del Pecio del Kennet.

 

 

Pulsar en la imagen para ver a mayor resolución.

Batimetría de la baja de Gando. Lamentablemente no disponelmos de datos del punto donde está hundido el pecio del Kennett por ser zona militar, aunque se sugiere la idea de que está un poco menos profundo que el Ville de Para, alrededor de los 35 metros..

 

 

 

Pulsar en la imagen para ver a mayor resolución.

Datos de www.redmic.es

EL KENNETT. CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

 

Características:

General
Nacionalidad: Británica
Propósito: transporte
Tipo: mercante mixto
Propulsión: Vapor
Año construcción: 1883
Botadura: 21 de Agosto 1883
IMO/Off. num.: 87171

Detalles
Peso: 1456 toneladas. (1795 TRB/GRT)
Dimensiones: 79,1 x 10,6 x 7 m.
Material: hierro con remaches
Máquina: Vapor. 1x 2 cil. Tipo Compound, doble expansión.
Potencia: 160 BHP
Ejes: eje único, 1 hélice.
Timón:
Velocidad: 9 nudos
Nº. astillero: 125

Naufragio:
Causa pérdida: encalló
Fecha de pérdida: 18 (ó 19) de Abril de 1888?
Víctimas: 0

Empresas:
Constructor: Edward Withy & Co., West Hartlepool (Sunderland)
Máquina: Richardson T. & Sons, Hartlepool
Propietario: Steel, Young & Co.London
Capitán: Mr William Thomas Pearce

Sobre el pecio:
Profundidad: -30m?.
Orientación: ?
Protegido: Desguace tras hundimiento. Actualmente es Patrimonio Histórico.

 


Los información técnica aquí presentada procede de la base de datos del sitio WEB http://www.wrecksite.eu/wreck.aspx?151586, que a su vez los obtuvo de la página http://www.teesbuiltships.co.uk/.../vessel=KENNETT, donde se especifica que ese barco, entre los muchísimos Kennett que han existido, es el que nos ocupa, pues, el 28/04/1888 wrecked off Gando Point, Canary Islands on passage London for the River Plate with rails. (es decir, que se hundió en la Baja de Gando cuando iba de Londres al Río de La Plata con un cargamento de raíles).

Pero hay un detalle que no cuadra y que nos hace pensar que, posiblemente el Kennett que se hundió en la Baja no sea el Kennett que salió de los astilleros Edward Withy & Co con el número 125 en 1883: la prensa local señala que el Kennett "tenía prestados ya a la navegación dilatados años de servicios", algo que no concuerda con un buque construido en 1883 y hundido en 1888.

Es posible que los datos se hayan contaminado con los correspondientes a otro carguero, también de 79 m. de eslora (260,6 pies), igualmente llamado Kennett, construido en los mismos astilleros Edward Withy & Co con el número 162 y botado el 20 de diciembre de 1888, recién naufragado nuestro Kennett (http://www.teesbuiltships.co.uk/.../vessel=KENNETT).
A esto hay que añadir la sorprendente cantidad de embarcaciones británicas que a lo largo de la historia han llevado ese nombre. Por todo ello, esta información, debe ser tomada con cierta reserva, hasta que pueda ser comprobada.

Si quieres ver thumbnails de 31 fotografías de barcos llamados ± Kennett pulsa en la imagen.
Y entre ellas, ni siquiera aprece ninguno de los dos Kennett que aquí citamos.

En el año 2015, en la WEB http://www.photoship.co.uk (hoy lamentablemente desaparecida), se incorporó una fotografía que muy bien podría corresponderse con el Kennett que nos ocupa, coincide el tipo de embarcación y más o menos la época, pero el nombre que luce en la amura es Kennet, con una sola T, por lo que probablemente sea una falsa alarma, de todas formas incluimos aquí la imagen.

EL HUNDIMIENTO DEL KENNETT (1888)
Bandera y colores del armador del Kennett
 

Iluminados proponiendo tonterias los ha habido en la prensa desde hace mucho. Sirva como ejemplo la propuesta del autor de este artículo para evitar que se repita la desgracia de la muerte de un médico en uno de los naufragios anteriores por intentar rescatar una maleta (en realidad fueron dos las víctimas, el médico M. Parfait y el panadero M. Mandoi, que volvieron al Ville de Para, después de haber sido recogidos por las lanchas, con objeto de salvar el botiquín y recoger papeles):

"esto podría evitarse ordenando que al cruzar las aguas de Gando estas embarcaciones, los pasajeros coloquen sobre sus hombros, á todo evento, sus respectivas maletas"

Una recomendación realmente inteligente.

 

Placa del fabricante del motor del Kennett

Pulsar en la imagen para ver texto integro en formato .PDF

Acta judicial del hundimiento del Kennett. Entre otros datos interesantes se puede leer:
"... the vessel struck the rocks off Gando Point, which, according to the Admiralty Chart, lie at 6 cable lengths from the shore, the vessel going at the time full speed and about 9 knots. The engines were kept going to keep the ship on the rocks, and she sunk in about half an hour...".

Es decir:
"... la embarcación golpeó las rocas de la Baja de Gando, que, de acuerdo con las Cartas del Almirantazgo se sitúan a seis cables (1.111 m.) de la costa, cuando el barco iba a toda máquina y a unos 9 nudos. Los motores se mantuvieron en marcha para mantener al barco sobre las rocas, y se hundió en aproximadamente media hora."

De acuerdo con los datos presentados en el acta del juicio celebrado tras el hundimiento, el Kennett libró la Punta de Melenara con una franquía de dos millas y puso rumbo S3/4W mag. (es decir, con una DM de 19,9 W para 1888, rumbo verdadero 194º), por lo que debería haber librado la Baja de Gando por 500 m. (Línea Verde en la carta).
Un error de 500m. en la estimación de la distancia de la Punta de Melenara (Línea Azul en la carta, que es la causa que el jurado supuso más probable, por no disponerse de marcaciones exactas), un error de rumbo de 5º (Línea Roja en la carta, achacable a la deriva causada por las fuertes corrientes características de la zona) o una combinación de ambas causas, fueron lo que hizo que el Kennett encallara en la Baja, lo que provocó su pérdida definitiva.
Testigos presenciales aseguran que el impacto se produjo por la parte interior, por lo que la búsqueda del pecio debería enfocarse hacia la zona oeste del escollo.

Esta taza, encontrada en la coordenada en la que suponemos se encuentra el Kennett, coincide tipológica y cronológicamente con el hundimiento del vapor británico y es un fuerte argumento a favor de la identificación.

Si no es del Kennett, ¿de qué otro barco podría ser?

No hay ningun barco británico de la época en paradero desconocido, toda vez que el Spider está bien localizado a los pies de la Baja de Gando, en su cara Norte.

IDENTIFICACIÓN DE LOS PECIOS

De esto, a falta de más información por recabar, podríamos adelantar la hipótesis de que los restos de chapas y la caldera de un pecio antiguo de casco remachado, dispersos por la cara Norte, corresponden al Spider. Cada vez estamos más convencidos de que los restos del Kennett no están revueltos con los del Spider, aunque parece que se superponen y entremezclan, en la misma zona, restos de dos embarcaciones diferentes. Lo más probable es que el Kennett esté hundido más allá de la cara Sur, lejos del Spider y algo al Sur y al Oeste del Ville de Pará.

Dibujo de autor y fecha desconocidos (sin dudas de la primera mitad del SXX, probablemente de los años cuarenta y, por tanto, posterior al hundimiento del Sud VI. Según su propietario, realizado como parte de un examen de práctico del puerto de la Luz y de Las Palmas).

Lo más interesante es que en la vista de la cara Norte, donde nosotros ubicamos al Spider, aparecen dibujados los restos de la proa de un barco, con una caldera de vapor sobre ellos. Esto confirmaría que la caldera que hoy aparece lejos de los restos, hacia el oeste, pertenecía al Spider, procediendo, por tanto, ambos restos, de una única embarcación.

En la cara Sur, no señala ningún pecio, aunque el que nosotros hemos identificado como Süd VI , ya debía estar allí, pues es más antiguo que la fecha máxima que podemos poner al dibujo.

Por otra parte, los perfiles del descreste si se corresponden con la realidad, pero no los veriles, que son bastante distintos a lo que muestra el dibujo.

Durante años, los socios del Club Los Pecios (y no sólo nosotros), hemos buceado en las aguas de la Baja de Gando, devanándonos los sesos para averiguar a cuáles, de los más de veinte barcos que dejaron sus fondos en las rocas (doce de ellos hundidos en las cercanías), correspondían los restos de los dos que descansan justo a sus pies.
Siempre supimos que uno de ellos tenía que ser el ballenero alemán Süd VI, pues se hundió seis minutos después de encallar, sin tiempo para derivar muy lejos, pero nunca supimos donde ubicarlo.
Por otra parte, habitualmente visitamos el llamado “Pecio profundo de la cara Sur” que siempre creímos se podía corresponder con el vapor británico Kennett, aunque la eslora del pecio parecía demasiado corta.
Por ello un día decidimos medirla, utilizando un carrete con un hilo de dyneema, de longitud muy estable. Para ello amarré el extremo del cabo a un extraño apéndice de la proa, al que nunca había dado mayor importancia, y largué hilo hasta la popa marcándola con un nudo.
Ya en tierra, tras medir el hilo, vi que la longitud coincidía perfectamente con los datos de eslora del astillero para el Süd VI y que el apéndice recordaba al que aparecía en fotos de otros barcos gemelos de la flotilla Südmeer.
Intrigado, repasé algunos videos que tengo con la proa pecio y, sólo entonces, me di cuenta de que, una columna que se levanta allí, y que siempre pensé era el arranque de un palo exageradamente desplazado hacia la proa, no era otra cosa que el soporte del cañón lanzaarpones.
Efectivamente el pecio era, sin lugar a dudas, el Süd VI, por otra parte, el único ballenero hundido en la zona.
Cómo pudo pasársenos esto por alto después de tantas inmersiones, sólo puede achacarse a dos cosas, la narcosis o la estupidez humana. Cada vez pienso más que se debe a la segunda


INMERSIÓN EN LA BAJA DE GANDO

ACCESO:
Desde embarcación, a 3,3 millas (6,1 Km.) del Muelle de Taliarte, navegando hacia el Sur o a 6,0 millas (11,1 Km.) de la rampa de Arinaga, navegando hacia el Norte. El acceso ha de realizarse mediante embarcación.

CONDICIONES:
La baja es un promontorio rodeado por aguas más profundas que forma una cresta transversal al viento y a la corriente, resultando ser un obstáculo a su fluir, por lo que las condiciones de oleaje, corriente y mar de fondo pueden llegar a ser muy duras. Normalmente el viento oscila de NE a NW y la corriente corre hacia el Sur, pero todo puede invertirse. En general las condiciones de fondo tienen poco que ver con las de superficie, por lo que se debe bajar siempre agarrado al cabo de fondeo. Las fuertes corrientes hacen que, generalmente, la visibilidad sea buena.

La zona es muy ventosa en verano, por lo que la primavera y el otoño son las épocas ideales respecto al viento. De todas formas el factor determinante de las condiciones de buceo son las corrientes. Por ello es importante elegir días de mareas pequeñas y bucear con o cerca de la hora del repunte de marea.

Todo el recorrido se hace muy cerca del fondo, por lo que, usando aire, los tiempos de fondo sin descompresión son limitados y un Nitrox 32% es altamente recomendable.

Con un mar tranquilo y sin corriente es una inmersión sencilla, pero las condiciones pueden hacerla complicada. No es infrecuente ver emerger a buceadores lejos de la embarcación y a merced de la corriente, por lo que resulta importante que cada buceador lleve una boya señalizadora y sepa manejarla.

Video buceando en la Baja de Gando con el club Los Pecios.

Video e imágenes submarinas de esta página:
Eduardo Grandío.

ENTRADA:
Como la corriente suele ser hacia el Sur, lo habitual es fondear en esa cara para después poder liberar facilmente la embarcación y hacer el ascenso a la deriva.
La entrada es directa, con bajada por el cabo de fondeo. Aunque el fondo de roca proporciona un buen agarre, las fuertes corrientes aconsejan utilizar un ancla pesada con una buena cadena. El descenso ha de hacerse siempre agarrado al cabo. De esta forma si la embarcación se zafa, los buceadores derivan con ella.
Han de tomarse las precauciones habituales para no ser golpeado por el casco de la embarcación, si hay oleaje, y para no ser arrastrado por la corriente. Es recomendable disponer un cabo de corriente, con una boya en su extremo, desde la popa de la embarcación. Una vez en el fondo debe asegurarse el fondeo y colocar el globo.

SALIDA:
La subida se realiza por el fondeo. Una vez que todo el grupo está agarrado al cabo el guía libera el ancla y luego hincha ligeramente el globo para separarla del fondo y comienza el ascenso por el cabo con la embarcación derivando en mayor o menor medida en función de la corriente..

RECORRIDOS:
La baja de Gando es una zona amplia con dos vertientes claramente diferenciadas que discurren de Este a Oeste. Es difícil recorrerla en una sola inmersión. Aquí destacaremos dos recorridos posibles.

1) Partiendo del fondeo en la cara sur, a la altura de unos restos que hemos identificado como del Spider, el recorrido más habitual consiste en seguir unos minutos hacia el Este, con el veril a la izquierda para despues cruzar la cresta y caer en la ladera norte, a la altura de los restos principales del Spider y posiblemente del Kennett . Después, con el veril nuevamente a la izquierda, progresar hacia el oeste, donde hay más restos dispersos, hasta los barriles de cemento y la caldera de vapor, algo más alante hay un grupo de curiosas anémonas y por ahí, en un punto donde la cresta es algo más profunda, se vuelve a cruzar hacia la cara norte, girando hacia el Este, con el veril a la Izquierda, se pueden ver los restos del Süd VI a unos 30 m. de profundidad. Una vez visitado este pecio la deco suele obligar a subir a cotas más someras para seguir por el veril hasta regresar al fondeo.

2) El segundo recorrido también comienza en la cara Sur, siguiendo hacia el Este con el veril a la izquierda, pero sin cruzarlo, hasta llegar al final (conocido como el Barranco) y allí rodearlo para proceder a la cara Norte (algo que no siempre resulta fácil a causa de la corriente). Una vez en el lado Norte, siempre con el veril a la izquierda, se recorre la ladera hasta llegar a los restos del Spider, momento en que se cruza la cresta hasta la cara Sur, llegando al fondeo.

Hay muchos otros itinerarios diferentes, la baja es muy amplia y uno nunca acaba de conocerla completamente.

Perfil típico de inmersión con Nitrox 32 en la Baja de Gando (recorrido 1).

LOS PECIOS:
Los pecios de la Baja están todos muy desmantelados, en parte por las operaciones de recuperación llevadas a cabo tras el hundimiento y en parte por las duras condiciones que puede presentar el mar en la zona. Solamente la popa y la proa del Süd VI presentan un volumen formado y no hay zonas en las que realizar buceo de penetración.

Lo aplanado de los restos hace que la visita al Süd VI sea un tramo profundo, en la que la mayor parte del tiempo se permanece al nivel de la arena. Al realizarse esta visita hacia el final de la inmersión, pero aún apartados del fondeo, es fundamental controlar el consumo y la descompresión.

Es importante tener en cuenta que estos pecios, por su antigüedad, son patrimonio histórico, por lo que está absolutamente prohibido retirar ningún tipo de artefacto o producirles cualquier deterioro. Han de permanecer intactos para disfrute de las generaciones futuras, al menos, hasta que el mar, con la fuerza imparable de la corrosión y las corrientes, los hagan desaparecer definitivamente.