¿Los 25 pecios del 83, en la Rada Norte del Puerto de La Luz?.


En el año 1983, como consecuencia de un edicto publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Las Palmas del 5 de marzo, se procedió a trasladar al exterior del puerto a una serie de barcos que, inactivos y abandonados, se habían concentrado en el arranque del dique Reina Sofía y estaban ocupando, sin generar ningún beneficio, un valioso espacio en los muelles, recientemente destinado a la construcción de las gradas del nuevo varadero. Entre los funcionarios del Puerto eran conocidos como "La Flota Imperial".
La operación se realizó a lo largo de todo el año y las embarcaciones, expuestas al embate del mar y al expolio, fueron hundiéndose uno tras otro, dando lugar, de acuerdo a lo informado por la prensa, a un verdadero cementerio de barcos en el espaldar del muelle Reina Sofía.
Aproximadamente veinticinco barcos fueron desterrados ese año al exterior del puerto, donde permanecieron hasta su hundimiento, sumándose a los que ya existían allí, como el Kalais, el Deborah, el Icam, el Ayla, el Majidum, el Soo Yang o el innominado Frigo.
Lo realmente intrigante es que todos los pecios preexistentes siguen estando allí, pero el único que se ha podido encontrar de los 25 del 83 es el Ifafa, uno de los cuatro que, curiosamente, no se hundieron.
Este artículo, realizado combinando material propio con imágenes y textos de diversas fuentes, hace un repaso a la historia de esta serie de hundimientos, al tiempo que intenta esclarecer el misterio que los rodea.

Eduardo Grandío. Enero 2016

Veamos a continuación la información adicional que hemos recabado hasta el momento, y, sobre todo, veamos si ésta es suficiente para permitirnos identificar al menos a algunas de las embarcaciones que, al hundirse, se convirtieron en pecios en la Rada Norte.

 

Vista en Google Earth de la localización de la Rada Norte, hoy incluida parcialmente en el nuevo Muelle de La Esfinge.

En ella están señalados algunos de los pecios que hasta hace poco eran buceados habitualmente, con su denominación popular.

Batimetría de La Rada Norte. En ella se señalan un total de 15 embarcaciones en 10 grupos. Icam, Majidum, Ayla, Kalais, Frigorífico, Deborah y SooYang, al menos, no pertenecían al "grupo del 83"

Fuente www.redmic.es

Pulsar en la imagen para ver con mayor resolución.

Imagen compuesta multicapa que registra los siguientes datos:

0.- Capa base. Ortofoto de la zona. Fuente: Grafcan

1.- Plano de obra de la Rada Norte con los pecios detectados durante la construcción del Muelle de la Esfinge. Fuente: Archivo del Puerto de La Luz y de Las Palmas.

2.- Localización de los pecios buceados. Fuente: Datos propios de GPS.

3.- Uno de los proyectos del muelle de la Esfinge. Fuente: La Provincia / Diario de Las Palmas, 1 de abril de 2013.

4.- Localización aproximada de los barcos fondeados y hundidos en 1983. De un dibujo a mano hecho sobre un plano de obra en 1983. Fuente: Juan Garrido.

Las coordenadas de las capas 1 y 2 coinciden, son correctas y están comprobadas in situ. Las de la capa 4 son bastante aproximadas.

Pulsar en la imagen para ver con mayor resolución.

Imagen tomada por Juan Gregorio para el Diario de las Palmas del 29 de Nov. de 1983, cuando quedaban 18 a flote y las proas de dos de los hundidos asomaban en superficie..

Pulsar en la imagen para verla con mayor resolución.

Artículo de Juan Gregorio en el Diario de las Palmas que resume la situación de los buques abandonados en el Puerto de La Luz y señala algunas de las pautas que nos pueden ayudar a entender las bases del problema y de su posterior evolución.

Los hundimientos en la Rada Norte en 1983.

 

 

Listado, compilado a partir de diferentes notas de prensa, de los nombres y estatus de los barcos a lo largo del año 83 y enero del 84.

Los sindicatos alertaron en esta época de que los hundimientos fueron, en un 90%, provocados.

 

 

El material de prensa de este artículo procede de la base de datos Jable de la ULPGC.


Documentación adicional sobre los hundimientos del año 83.

 

La prensa local dio una cierta cobertura a este proceso de hundimientos. Aquí tenemos como ejemplo varios recortes del periódico La Provincia, que a lo largo del año fue informando de los sucesivos hundimientos y de sus circunstancias. El último artículo es una reflexión sobre la problemática generada por estos barcos inactivos y los peligros a que pueden dar lugar.

El material de prensa de este artículo procede, en parte, de la hemeroteca del Museo Canario de Las Palmas y, en parte, de la base de datos Jable de la ULPGC.
Para ver estos documentos con mayor resolución, pulsar sobre su imagen.


A la izquierda podemos ver Carta Náutica 1:12.500 del Puerto de la Luz del Servicio Hidrográfico con los waypoints de los pecios registrados por wrecksite.eu y que incluyen al grupo del 83 y a los que, como el Kalais o el Frigorífico, ya estaban allí con anterioridad.

Pulsar en la imagen para verla con mayor detalle.

Abajo podemos ver una lista de esos pecios. De muchos sólo existe la coordenada, sin ningún dato identificativo. De otros, existe una ficha más o menos completa.

www.wrecksite.eu

 

Imagen aérea procedente de la revista "Latitud 28" que muestra la Rada Norte en la época en que se fondearon en ella las embarcaciones abandonadas en el Puerto. El buque de mayor tamaño, a la izquierda de la imagen, es el Belsky.

Cedida por Juan Garrido.

El Diario de las Palmas publicó, el 8 de marzo, tres fotografías de los barcos abandonados y hacinados en sus fondeaderos.

Pulsar en las imágenes para verlas a mayor tamaño y para leer el artículo.

¿Qué pasó con todos estos barcos hundidos?. ¿Realmente se hundieron?.

El destino de todos estos pecios sigue siendo un misterio. Todas las fuentes consultadas coinciden en que nunca fueron reflotados ni retirados, y, sin embargo, no están allí, como demuestran los intensivos sondeos realizados previamente a la construcción del nuevo muelle de La Esfinge.
Es una zona muy protegida de los embates del mar, por lo que tampoco es plausible que se hayan degradado hasta desaparecer. Habrá que seguir buscando hasta dar con alguna operación de salvamento que explique su desaparición.

Ultimamente, fuentes próximas al puerto, me han sugerido que algunos, posiblemente, nunca se hubieran hundido y que, simplemente, fueron desapareciendo a medida que se los remolcaba a algún lugar de desguace, probablemente Turquia (la meca mediterránea del desguace de barcos), con remolcadores casi seguro que chinos (los más baratos y opacos).

Esta idea de piratería se ve reforzada por el sorprendente hecho de que los hundimientos siempre se producían de noche y no hay fotografías. Simplemente se decía al periodista que se habían hundido tales o cuales barcos porque los ladrones les habían robado los machos de fondo para vender el bronce y el lo publicaba en prensa. Puede parecer muy fuerte, pero al decir de los portuarios de la época, cosas así pasaban sin que nadie se sorprendiera.

Otra idea que también se maneja es la existencia de una operación de robo de cadenas de ancla, que hacía que, una vez recuperadas, los barcos quedasen a la deriva. Para que no fuese muy escandaloso, les abrían los machos de fondo para que se hundiesen.
De ser esto cierto deberían estar hundidos viento y corriente abajo. Con viento del NW, se dirigirían hacia mar abierto, pero con el frecuente NE, como el que soplaba la noche del 29 de noviembre (NE, 060º), en la que se "hundieron" nada menos que cuatro barcos (el cabotero Sota Poveda y los pesqueros Ernesto, Ch. El Waly y Mohamed Fadel), abatirían hacia tierra, en un rumbo que los llevaría directamente al dique Reina Sofía o a la escollera de la Avenida Marítima. En la madrugada del jueves 29 de diciembre, cuando desapareció el pesquero Arano, también soplaba un viento contrario, en este caso, del SE, que lo arrastraría hacia la costa de la Isleta.

Hasta el momento, de los 25 barcos solamente nos consta el pecio de uno de ellos, el Ifafa, conocido como el Cabotero, y, precisamente este, no se hundió de la misma forma que los demás. Al parecer, estaba siendo remolcado al desguace cuando se perdió. También está confirmado que "algunos" están enterrados en los rellenos que se hicieron en el arranque del Reina Sofía, pero no sabemos cuantos, desde luego, no todos, ni mucho menos.

Aunque me resista a creerlo, éstas son, hoy por hoy, las únicas explicaciones plausibles. Porque, al fin y al cabo, los barcos no se evaporan del fondo del mar.

NAUFRAGIOS EN LA DÁRSENA INTERIOR

Aunque lo habitual era desplazar a todos los barcos en riesgo de hundimiento a la Rada Norte, al exterior del puerto, siempre hubo embarcaciones que naufragaron en su interior, antes de ser evacuadas.

Muchos de ellos obstruían el tráfico o el atraque y algunos suponían un peligro para la navegación, por lo que eran desmantelados, dinamitados, reflotados o retirados. A menudo, eran rehundidos en la Rada Norte.

Algunos permanecen todavía en el interior. Aparte de los encallados en tierra, en la zona de Sanapú, hoy soterrados y que probablemente verán la luz si se lleva a cabo el proyecto de construcción del Acuario de Las Palmas, existen al menos seis pecios en la zona activa del puerto.

Los mostramos, en rojo, en la imagen elaborada a partir de las indicaciones del histórico buzo José Luis Samper. Uno de ellos es el pesquero de bandera panameña Ceres y otro el carguero cubano Emperador. Los otros tres están pendientes de identificación.

El Ceres, conocido como "el barco de la droga", fue detenido con casi tres toneladas de cocaína, confiscado y abandonado hasta su hundimiento. En 2015 se procedió a su desmantelamiento y durante las labores, todavía aparecieron algunos fardos de droga que habían escapado a registros anteriores.

Más arriba, fuera ya de esta imagen, a 600 metros al Norte de los Duques de Alba y a 55 metros de la línea del muelle, se encuentra el Lirio (Entre los norays 11 y 14)

En color amarillo están señalados los 3 pecios conocidos como "Narcótico", que se encuentran en el exterior.

 

Pulsar en la imagen para verla con mayor resolución.

EL BUCEO EN LA RADA NORTE
A la derecha, Winch de la proa del Frigorífico, en la Rada Norte. Abajo, Vista del pecio del Frigo tras un gran cardumen de roncadores..

ACCESO:
Una de las grandes ventajas del buceo en la Rada Norte es la facilidad de acceso para las embarcaciones que tienen su base en el Muelle Deportivo, los pecios se encuentran a la vuelta del Muelle Reina Sofía, entre 2 y 3 millas náuticas desde los pantalanes. La accesibilidad es otra cuestión, algunos han sido enterrados por las labores de relleno del Muelle de la Esfinge, otros se encuentran dentro de la nueva zona portuaria y otros en el canal de acceso. En ninguno de estos se puede bucear. Todavía está permitido el buceo en los que están más al sur y pegados al espaldar del Reina Sofía, previo permiso obtenido por radio de la Autoridad Portuaria en el momento de zarpar y siempre que se quede el patrón a bordo durante el buceo.

CONDICIONES:
Otra de las bondades de esta zona es que tanto La Isleta como el Muelle de la Esfinge la protegen del viento y el mar, por lo que resulta una zona muy tranquila en la que se puede bucear incluso cuando las condiciones meteorológicas lo impiden en otros puntos de La Isleta. De alguna manera se puede recurrir a ellas como inmersiones refugio.

Siendo las profundidades alcanzadas medias o grandes, según el pecio, es aconsejable el uso de nitrox de (28 a 32) o incluso trimix.

Video buceando en el Pecio del Frigorífico en la Rada Norte, con Buceo Canarias.

Video e imágenes submarinas de esta página:
Eduardo Grandío.

ENTRADA:
Normalmente la entrada es directa, con bajada por el cabo de fondeo. Lo ideal es fondear sobre la arena corriente arriba del pecio y dejar garrear el ancla hasta que se agarre. Es conveniente hacer el descenso agarrado al cabo.
Han de tomarse las precauciones habituales para no ser golpeado por el casco de la embarcación, si hay oleaje, y para no ser arrastrado por la corriente. Una vez en el fondo debe asegurarse el fondeo en la parte alta del pecio y colocar el globo.

SALIDA:
La subida se realiza por el fondeo con la embarcación a la deriva. Una vez que todo el grupo está agarrado al cabo el guía libera el ancla y, después de hinchar algo el globo para levantar el ancla pero no la cadena, la deja sobre la arena, corriente abajo, para que garree. La deriva no suele ser mucha y la corriente hacia el Sur, libra a la embarcación de la costa y la acerca a casa.

Proa del carguero Ifafa que corresponde con el Pecio nº2 del conjunto, y es conocido como El Cabotero.

Está encastrada en los restos del Pecio nº3 del conjunto.

LOS PECIOS:
Los pecios no son de gran tamaño (en promedio unos 50m. de eslora) y están en distintas posiciones, conservándose generalmente bastante bien dado lo protegido de la zona.
Con el tiempo iremos incluyendo descripciones particularizadas de cada uno de ellos.

Perfil de inmersión en el pecio del Narcótico, (Ain Jemaa, ex Soo Yang). Nitrox 28 y 50.

La penetración en el interior de los pecios es una actividad extremadamente peligrosa si se realiza sin la formación, los procedimientos y el equipo adecuados.

RECORRIDOS:
Varían de un pecio a otro, pero en todos ellos son posibles diversas penetraciones.

Carlos en el pecio del Frigo.

VIDA:
La vida no es desde luego el mayor atractivo de esta zona. Normalmente, además de los inevitables sargos, fulas, morenas y viejas, los pecios son frecuentados por nubes de bogas y en muchos de ellos residen amplios cardúmenes de roncadores. En el interior pueden verse lisas (lebranchos) y catalufas. Ocasionalmente son visitados por cazadores: gallos morunos, medregales, sierras o atunes listados.
Roncadores alrededor del pecio del Frigo.