El Pesquero Portugués Alcyon. Hundido por la Baja de Gando.


Otra víctima de la traicionera Baja de Gando, es el pequeño pesquero portugués Alcyon (ex Adele, ex Kingfisher), que, con un desplazamiento de 125 toneladas, estaba matriculado en Lisboa y, el 12 de octubre de 1946, escasamente un mes después del sonado hundimiento del Monte Isabela, tras repostar carbón en el puerto de la Luz, se dirigía hacia el Sur para realizar sus labores de pesca con 22 tripulantes a bordo, cuando chocó con la Baja y se hundió en ocho brazas de agua, sin que hubiera víctimas.

El pecio, conocido como "El Portugués", se encuentra sobre un fondo de arena a 18 metros, cubierto de roncadores, besuguitos, bogas y chicharros. Es una zona muy tranquila y protegida, lo que hace una inmersión muy cómoda, pero está en aguas de la Base Aérea de Gando, por lo que para acceder a él es necesario solicitar un permiso especial.

Durante muchos años lo consideré inaccesible, pero tras el afable trato recibido por las autoridades de la base durante nuestras visitas por tierra al Pecio de la Playa del Ambar, y con el interés de filmar y documentar el derelicto, procedimos a solicitar el permiso pertinente a la OFICOM del MACAN y a la del ALA 46. Fue concedido para el 23 de Abril de 2021, fecha en que realizamos una primera inmersión en el pecio, con la embarcación Yuiri II, un charter para buceadores que opera desde el muelle de Taliarte (+34 618 15 52 23).

Eduardo Grandío. Mayo 2021
Carta náutica con la localización de los restos del Alcyon. Datos de wrecksite.eu.

Batimetría de la Zona. Datos de www.redmic.es

 

 

Pulsar en las imágenes para mejor resolución.

Logotipo del Ala 46. Base de Gando

El ALCYON. Construcción y Características.

A medida que pasa el tiempo, vamos sabiendo más del barco que nos ocupa. El Alcyon era un pesquero de arrastre a motor, con casco de hierro, matriculado en Lisboa, a nombre de la Companhia Portuguesa de Pesca, construido en 1915, por Crabtree&Co.Ld. Great Yarmouth. Todavía no sabemos en qué fecha pasó a ser propiedad de la CPP, que fue constituida en 1920, pero sabemos que antes de eso, con otro armador muy peculiar, navegó, con el nombre de Kingfisher y, posteriormente, con el de Adele.

Según el registro de Lloyd's, desplazaba 138 toneladas netas, (322 brutas), y estaba consignado por la Cia, Nacional de Carbones Minerales S.A. del Puerto de La Luz, (la agencia Miller). Su capitán era el Sr. Joao Marques Ferreira, con 22 tripulantes a bordo y un perro.

El hecho de que su arribada a Las Palmas fuera para cargar carbón (y las abundantes muestras de carbón que hoy en día se encuentran en el pecio) nos confirma que su máquina era de vapor. Construida también por Crabtree&Co.Ld. Great Yarmouth, era de triple expansión (tres cilindros) y daba una potencia de 87 NHP.

La eslora total del Alcyon era de 42,5 metros (140 pies), su manga de 7 metros (22,8 pies) y su calado de 3,7 metros (12,2 pies).

Una comunicación directa de Dª Maria José Santos, de la Divisão de Museus e Património Cultural de la Câmara Municipal de Almada, nos ha confirmado la pertenencia de la embarcacióbn a la flota arrastrera de la CPP, con la matrícula Lx 1402, así como su "Serviço de agulhas" (calibración del compás) en 1939 y 1945. Estamos a la espera de recibir más información de esta fuente.

En la imagen de arriba podemos ver la referencia al Alcyon en el Lloyd's Register of Ships de 1938-39. Este ejemplar es el más antiguo disponible en el Archivo del Puerto de La Luz y de Las Palmas, que nos lo ha cedido amablemente para consulta. La indagación en Internet, a partir de estos datos nos ha permitido identificar al Almirantazgo Británico como el armador del periodo en que la embarcación se llamaba Kingfisher y Adele.
Tal vez el hecho más notorio de los treintaiséis años de vida que tuvo esta embarcación, sea su participación en el servicio de arrastreros del Almirantazgo Británico durante la Primera Guerra Mundial, el Royal Navy Patrol Service que utilizó una ingente cantidad de arrastreros como un arma barata en la guerra antisubmarina y las operaciones de desminado, protegiendo las costas y los convoyes. Se estima que 4488 embarcaciones, compradas, alquiladas o confiscadas, constituyeron una marina dentro de la marina ("A Navy inside the Navy") que se responsabilizó de la defensa cercana de las Islas Británicas. De ellas, 2471 eran arrastreros artillados como el Kingfisher.
La mayor parte de estos arrastreros fueron construidos en tres clases determinadas, siguiendo especificaciones militares (los denominados Military classes), pero, unos cuantos, fueron comprados por el Almirantazgo cuando ya estaban construidos, algunos, incluso antes de la guerra (concretamente https://www.naval-history.net/WW1NavyBritishShips-Dittmar4AP.htm#21 enumera a 19), entre ellos está nuestro Kingfisher, comprado en Abril de 1915 y que, por cosas de la guerra, acabó, intercambiando nombre y matrícula con el Adele, en Junio de 1918, para, finalmente, ser vendido ya terminada la guerra, en 1919, como Alcyon.
El armamento del Kingfisher para la lucha antisubmarina (ASW) consistía en un cañón de 6 libras, un lanzador de cargas de profundidad (Bomb Thrower) de 7,5 pulgadas y un hidrófono. En algunas fuentes se sugiere que el cañón de 6 libras pudo ser cambiado por uno de 12 libras en el curso de la guerra.

Izquierda: "Bomb Thrower" (BT 7,5 Inch) con una carga de profundidad Tipo F a bordo del HMS Hyderabad, un barco camuflado clase "Q-ship", también llamados "Mystery". Imagen de la George Malcolmson Collection.

 

 

Derecha: Vista en sección de una carga tipo F de 1915. Llevaban 32 Kg. de Trotyl o Amatol, y en su base tenían un "bastón" de 122 cm. de largo que es lo que se introducía en el cañón del lanzador. Explotaban a 15 metros de profundidad.

http://www.navweaps.com/Weapons/WAMBR_ASW.php

Izquierda: Cañón de 6 libras del tipo que montaban en su proa los arrastreros artillados como el Kingfisher. Aparte de su uso como cañón naval, fue también utilizado para defensa costera, como arma antitanque y para su instalación en submarinos.

Centro: Un arrastrero artillado con un cañón en su proa. En este caso el HM Trawler John Edmund, renombrado Foyle, que desde 1918 patrulló en aguas británicas e irlandesas.

https://www.naval-history.net/OWShips-WW1-31-HMS_Foyle.htm

Arriba Un Sopwith Tabloid, (variante Schneider, con flotadores que lo convierten en un hidroplano). Imagen y más información: https://en.wikipedia.org/wiki/Sopwith_Tabloid

 

Derecha: Cargando al pequeñoSopwith Schneider 3215 en uno de los arrastreros del Royal Navy Patrol Service habilitados para ello. no sabemos si es el HMT Jerico, nuestro Kingfisher o el Sir John French. Imagen tomada de: https://www.kingstonaviation.org/sopwith-day-by-day/1915.html

El Kingfisher fue adaptado, junto con otros tres arrastreros, para llevar a bordo un hidroavión, el pequeño Sopwith Schneider. La idea era despegar desde el mar y atacar a los Zeppelines que volaban hacia Inglaterra para bombardearla. Pero sufrieron muchas dificultades, el mal estado de la mar, el alto techo de vuelo de los dirigibles, la falta de potencia y autonomía, fueron una constante causa de fracasos. Aunque el Kingfisher, bajo el mando del Tte. Curzon RNR, lanzó aviones desde 1915 hasta 1917, nunca pudieron localizar ni, por supuesto, derribar a ninguna aeronave germana.

www.crossandcockade.com/he-story-of-a-north-sea-air-station

A partir .del 5 de Marzo de 1916, a bordo del HMT Kingfisher y del Cantatrice, dos nuevos hidroplanos de Sopwith, los "Baby" nº 8157 y 8163, sustituyeron a los Schneider, que, menos potentes y ya envejecidos tras siete meses de patrulla, fueron descatalogados. Los nuevos aparatos patrullaron en el Mar del Norte en vuelos anti-Zeppelin, aunque en ocasiones entablaron combate con aviones alemanes.

El Baby Nº 8157, que sustituyó al Schneider a bordo del arrastrero. Nótese la ametralladora Lewis, colocada sobre el ala alta por no disponer de mecanismo de sincronización para disparar a través del paso de la hélice.
Terminada la guerra, en 1919 el Kingfisher recuperó su condición de pesquero y fue vendido como Alcyon y, con ese nombre aparece en la Compañía Portuguesa de Pesca, pero esa es un historia bien distinta, que culmina con el hundimiento y el desguace del pecio que nos ocupa.

Lo que queda del pecio del Alcyon visto desde la proa.

 

 

 

Pulsar en la imagen para ver fichero original con mayor resolución.

La "Companhia Portuguesa de Pesca".

Arriba, las instalaciones de la Companhia Portuguesa de Pesca en Olho de Boi, en la misma época del hundimiento del Alcyon. Foto de Amadeu Ferrari, década de 1940. Imagen del Archivo Municipal de Lisboa, procedente de almada-virtual-museum.blogspot.com.

A la izquierda, dos embarcaciones pertenecientes a la Compañía, y de características muy similares a las del Alcyon. La superior es el Alvor y la inferior el Alcatraz. (1924). Imagen compuesta a partir de dos fotografías procedentes de restosdecoleccao.blogspot.com

Pulsar en las imágenes para verlas con mayor resolución.

Enlaces a páginas portuguesas que tratan de la Companhia Portuguesa de Pesca y de las que proceden estas imágenes y la información asociada:

https://almada-virtual-museum.blogspot.com/2018/05/sitio-de-olho-de-boi.html
https://naviosavista.blogspot.com/2011/10/recordando-o-abalroamento-do-arrastao.html
https://restosdecoleccao.blogspot.com/2011/01/companhia-portuguesa-de-pescas.html

Fundada en 1920, en Olho de Boi, Almada, justo enfrente de Lisboa, al otro lado del río Tajo, la Companhia Portuguesa de Pesca disponía de unas complejas instalaciones que ocupaban 42 mil metros cuadrados, en las que 700 trabajadores daban servicio a los hasta 25 arrastreros que la compañía llegó a poseer. Empezó faenando a lo largo de la costa pero en la década de los cuarenta se introdujo en la pesca de altura en las zonas de Cabo Blanco (Nouadhibou) y Cabo Juby, hacia donde se dirigía el Alcyon cuando su hundimiento. Estuvo operativa hasta 1984 y en la actualidad parte de sus terrenos albergan el Museu Naval de Almada/Câmara Municipal de Almada.

Tipo de arrastrero a vapor utilizado en Portugal a principios del siglo XX. El Alcyon debió ser muy similar a esta embarcación

Imagen: Arquivo Municipal de Lisboa.
Procedente de:
almada-virtual.museum.blogspot.com

 

 

Pulsar en la imagen para verla con mayor resolución.

En la imagen de la derecha podemos ver, mezclados con la arena, los abundantes restos del carbón que el Alcyon cargó en Las Palmas como combustible para su máquina, antes de hacerse a la mar para la pesca.

A la izquierda, un título de acción de la Companhia Portuguesa de Pesca que llegó a tener 25 barcos y 700 trabajadores.

Pulsar en las imágenes para ver fichero original con mayor resolución.

Naufragio e intento de salvamento del Alcyon.  

Informe de la Comandancia de Marina sobre el naufragio del Alcyon y de la primera visita de Cory, en 1946. Documento proporcionado por Vicente Benítez .

Pulsar en la imagen para verla con mayor resolución.

Informe interno del intento de salvamento del Alcyon por parte de Cory en 1946. Documento proporcionado por Juan Garrido.

Pulsar en la imagen para verla con mayor resolución.

Artículos en prensa sobre el Alcyon.  

Una de las escasas referencias de prensa que hemos localizado en relación al hundimiento del Alcyon.

 

"El pequeño pesquero de vapor Alcyon navegaba rumbo a la faena, cargado de carbón, en octubre de 1946, con su tripulación, y entre ellos Luis el Longorón, en el puente. Había salido del puerto de Las Palmas a las 18 horas con destino a la pesca, y embarrancó en la baja de Gando. Llevaba 22 hombres de tripulación y estuvo a flote 35 minutos. Su capitán intentó embarrancarlo en las playas de Gando, pero antes de llegar se hundió en unas 7 brazas de agua viéndose parte de los palos que emergen del agua. Un remolcador CORY de las Casas Reunidas, con personal de la misma y el Capitán del pesquero inspeccionaron el mismo para extraer las artes de pesca y que los buzos pudieran ver el estado del mismo. Está situado dentro de la ensenada o bahía de Gando, muy cerca de la costa, sobre la llanura arenosa; todavía es posible encontrar entre sus cuadernas, piedras del carbón que transportaba para alimentar sus calderas."

Vicente Benítez Cabrera. Fuente: Hemeroteca
Datos del extinto www.museovirtualsubmarino.com

 
Para ver estos documentos con mayor resolución, pulsar sobre su imagen.

Las aguas de la Bahía forman parte del área reservada por el Ministerio de Defensa, lo que implica necesariamente solicitar y obtener permiso o autorización del Coronel Jefe de la Base Aérea de Gando para bucear dentro de la jurisdicción militar. Por otra parte, estas mismas aguas están incluidas dentro de una Zona de Especial Conservación, de la RED Natura 2000, de los Espacios Marinos Protegidos, aunque para la práctica del buceo no se requiere solicitar permiso, si es conveniente conocer la ficha publicada en el Boletín Oficial del Estado de 14 de septiembre de 2011, que recoge en la Orden ARM/2417/2011, su declaración como Zona de Especial Conservación.

Datos del extinto www.museovirtualsubmarino.com

Curiosamente, casi 20 años después del naufragio, otro pesquero portugués, propiedad de la misma compañía, también de nombre Alcyon, éste con matrícula Lx-51-A, fue protagonista de un incidente en el Puerto de la Luz,

INMERSIÓN EN EL PECIO DEL PORTUGUÉS

A la izquierda podemos ver uno de los cardúmenes que cubren completamente el pecio cuando descendemos.

A la derecha una imagen de los alevines que usan el pecio como protección. Una función importantísima de este tipo de restos desde el punto de vista ecológico.

 

Pulsar en las imágenes para verlas con mayor resolución.

ACCESO:
Con embarcación, a 4,3 millas (8 Km.) desde el Muelle de Taliarte. En La Bahía de Gando, en aguas de la Base Aérea, para el acceso ha de contarse con la correspondiente autorización gestionada por la OFICOM del MACAN. Al entrar en la zona, es preceptivo notificar la presencia al jefe de la guardia de seguridad, telefoneando al número indicado en el permiso. Posición: 27º 55,753’ N, 15º 22,037 W.

CONDICIONES:
El pecio se hundió dentro de la bahía, por lo que las condiciones del mar son muy benignas, sin oleaje ni corriente. Está protegido de los vientos dominantes que, normalmente, oscilan entre NE a NW. Cuando soplan vientos del Sur, las condiciones pueden invertirse y se desaconseja bucear en el pecio. La principal dificultad de la inmersión se debe a la inestabilidad estructural inherente al estado de degradación del pecio, hundido hace 75 años (1946).

 VIDEO PROVISIONAL MIENTRAS NO EDITO EL DEFINITIVO

Video buceando en el Pecio del Portugués desde la embarcación de Charter Yuiri II

Video e imágenes submarinas de esta página:
Eduardo Grandío.

ENTRADA:
Utilizando la sonda, se fondea cerca del pecio, pero fuera de él, para evitar daños en su estructura. La entrada es directa, con bajada por el cabo de fondeo. Una vez en el fondo debe asegurarse el fondeo y colocar el globo.

SALIDA:
La subida se realizará por el fondeo. Una vez que todo el grupo esté agarrado al cabo, el buzo de seguridad liberará el ancla de los restos del pecio y la colocará sobre la arena, corriente abajo del pecio, de forma que pueda garrear libremente, luego hinchará ligeramente el globo para zafar el ancla y comenzará el ascenso por el cabo con la embarcación derivando en mayor o menor medida en función de la corriente. Se realizará una parada de seguridad a 5m. durante 3 minutos. Al abandonar la zona, es asimismo preceptivo notificar la salida al jefe de la guardia de seguridad al número indicado en el permiso, dando por concluida la presencia de la embarcación en las aguas de la Base.

Perfil de inmersión en el pecio del Alcyon, Nitrox 29.

EL PECIO:
El pecio está muy desmantelado, las operaciones de desguace para recuperar metal como chatrarra, desarrolladas en los años 50 y 60, época en la que el régimen de autarquía dio lugar a una importante "hambre de hierro" en España, eliminaron por completo la superestructura, la cubierta principal, las máquinas, la hélice, la caldera y una parte de los forros del casco. Hoy en día los restos se reducen a la quilla, las zonas más bajas del casco y a alguno de los mamparos. Curiosamente, también se conserva el eje de la hélice.

RECORRIDOS:
Las pequeñas dimensiones del pecio, su estado de degradación y la escasa profundidad, facilitan una visita completa de los restos en una sola inmersión. Además de los recorridos por el interior, a lo largo de la línea de crujías y por el exterior, por ambas bandas, es recomendable separarse un poco del pecio, (sin perder nunca la referencia para volver), y así poder observar los numerosos cardúmenes que se acumulan a su alrededor.

VIDA:
El pecio está cubierto por una enorme masa de roncadores, besuguitos, chicharros y otros peces, pues en el desolado fondo de arena y limo de la bahía, los hierros actúan como referente y punto de concentración de vida. Bicudas y bocinegros rondan por la zona al acecho y en la arena se pueden ver chuchos y otros peces planos. No faltan trompetas, viejas, fulas y salmonetes. Es de destacar la presencia, entre las chapas, de varias nacras de buen tamaño y de algunas bonitas anémonas. Si se observa con detalle, también se puede ver la gran cantidad de alevines que se sirven de su protección como guardería. Para muchos buceadores la vida presente puede resultar incluso más interesante que el propio pecio.

SEGURIDAD:
Aunque la escasa profundidad y lo resguardado del punto de inmersión hacen que este sea un buceo muy sencillo y seguro, al ser preceptivo en el plan de buceo, creemos que es conveniente señalar aquí algunas indicaciones relativas a la seguridad.
Dada la proximidad del embarcadero de la Base Aérea y los recursos allí disponibles, la primera opción de evacuación es a través de la propia Base. Previa notificación telefónica al jefe de guardia. Localización alternativa el Muelle de Taliarte.
En caso de emergencia, la subida se realizará por el fondeo. Nunca se abandonará a ningún buceador. Una vez que el grupo esté en el cabo, se abandonará el fondo y se iniciará el ascenso por el cabo. Para no perder tiempo, una vez recuperados los buceadores, se hará fija una boya de recuperación al cabo de fondeo que se dejará a flote. En función de las condiciones del accidente, y dada la profundidad de la inmersión, la parada de seguridad a 5m. durante 3 minutos es discrecional.
A BORDO: Se aplicarán los primeros auxilios mientras la embarcación se dirige a tierra, se alertará a los SME y si se trata de un accidente disbárico, se administrará oxígeno al 100%.
EN TIERRA: Se procederá a la evacuación, en vehículo propio o en ambulancia, en función de las características del accidente.
En caso de accidente disbárico a la cámara de “Canarias Hiperbáricas S.L.” (+34 828 913 943 emergencias 24 horas. Calle Mr. Pavillard, Nº1. 35008–Las Palmas de GC, junto a Plaza de Belén María).
En caso de lesiones generales, al Hospital Insular. Ambulancia/SME: (tel: 112).

Arco del vano de la hélice y pilar de soporte de la pala del timón. Cristo buceando a la altura de la sala de máquinas, una zona donde la arena se mezcla con el carbón que había repostado en Las Palmas.